Thursday, March 12, 2015

Sí, @MashiRafael, el Problema Podría no ser Fiscal. El Problema es que No Entiendes el Problema.

Views:
El gobierno ha implementado un sistema de salvaguardas para compensar la pérdida de valor de las exportaciones petroleras y, de acuerdo al régimen, proteger la dolarización. Así lo afirma el presidente:


Además, el presidente enfatiza que no se trata de impuestos, ya que el problema no es fiscal sino externo. En este post muestro que el problema externo (de balanza comercial, en particular) es bastante grave, pero el problema fiscal no es menor. Además, argumento que las salvaguardas no son la solución al problema externo (ni al fiscal), y propongo medidas que pueden ayudar a enfrentar el difícil año 2015 que se le viene a la economía ecuatoriana.

Empezando con el sector externo, quiero iniciar refutando la justificación de las salvaguardias por el supuesto problema de competitividad y de balanza comercial porque los vecinos devalúan su moneda. En primer lugar, estos son algunos datos (todos los valores provienen de la Información Estadística Mensual del Banco Central del Ecuador):
  • La CAN (nuestros "vecinos", según el presidente) representó en promedio tan solo el 15% las importaciones no petroleras en los meses de enero de 2013, 2014, y 2015. Entonces, que nuestros vecinos deprecien su moneda no debería ser tan preocupante como para establecer salvaguardas de la magnitud que se han establecido.
  • Entre 2007 y 2012, Ecuador tuvo una ganancia de competitividad (medida por depreciaciones del tipo de cambio real) del 27% con respecto a Colombia y del 13% con respecto a Perú, mientras que entre 2013 y 2014 se ha registrado una pérdida de competitividad del 12% con respecto a Colombia y del 7% con respecto a Perú. Cuando hubo ganancias de competitividad, en ningún momento se escuchó al gobierno deseando subsidiar las importaciones desde estos países (que es el análogo de las salvaguardias en este año).
  • El porcentaje de cobertura de nuestras exportaciones no petroleras (la proporción de importaciones que está cubierta por las exportaciones) se ha mantenido estable desde el año 2001 en alrededor de 55%, como lo muestra el gráfico a continuación. Es más, en 2014 el porcentaje de cobertura estaba por encima del promedio, indicando que las exportaciones han crecido más que las importaciones (probablemente debido a la coyuntura de las exportaciones camaroneras y la restricción general de importaciones). No parece haber un problema inminente de desbalance externo a pesar de las "depreciaciones de nuestros vecinos".




  • Pero lo más interesante es lo siguiente: Todos los años desde el 2008 Ecuador ha presentado una pérdida de competitividad con respecto a Estados Unidos, llegando a una pérdida acumulada de 18% al 2014. Siguiendo el razonamiento del presidente, esto debe estarse produciendo porque Estados Unidos devalúa NUESTRA PROPIA MONEDA (¿?). Esto invalida el argumento del presidente sobre que la falta de competitividad se debe a depreciaciones de los vecinos. No. Hay un problema estructural que nos está volviendo menos competitivos sin necesidad que haya depreciaciones o apreciaciones de nuestra moneda o las de los vecinos, tal como lo argumenté en un post anterior (sí, es el gasto público). Ante eso no existe salvaguarda que nos proteja.
Ahora, ¿cuál sería el efecto de la caída del precio del petróleo sobre la balanza comercial, que es el saldo de exportaciones menos importaciones? Los últimos datos indican que, siendo generosos, el barril de petróleo ecuatoriano se está cotizando en alrededor de $45. El promedio enero-noviembre de 2014 fue cercano a $88/barril. Mis proyecciones para el 2015 y la comparación con el 2014 aparecen en el gráfico a continuación (si quieren tener más detalles de cómo llegué a esas cifras, me pueden preguntar en los comentarios) [M son importaciones, X son exportaciones]:


Esto es, la balanza comercial terminaría el 2015 con $2,878 millones de déficit, el valor más negativo del que se tenga registro en las cuentas del Banco Central (desde 1990). Lo interesante es que este déficit proyectado ya incluye el efecto que se supone tendrán las salvaguardas, que se ha anunciado que sería de $2,200 millones de reducción en las importaciones. Sin ese valor, el déficit de balanza comercial superaría los $5,000 millones, algo nunca antes visto. 

Por lo tanto, si se quiere reducir ese déficit de balanza comercial, como aparenta querer el gobierno, medidas adicionales son necesarias. Veamos lo que ocurriría en el sector fiscal, que es donde se está dando parte del ajuste. Por ahora sabemos que el presupuesto del 2015 ya se ha reducido en $1,420 millones ($840' en gasto de inversión y $580' en gasto corriente). Recordemos que el presupuesto se realizó con un precio del petróleo de $79.7/barril.

Los ingresos petroleros del gobierno se reducirían en alrededor de $5,500 millones, pero habría un ahorro por importación de derivados de petróleo más baratos de alrededor de $2,000 millones, con lo que el faltante para las finanzas públicas sería de $3,500 millones, alrededor de 10% del presupuesto. Si no se quiere reducir la inversión, habría que añadir esto a las necesidades de financiamiento que ya son de $8,806 millones. Si no se consigue el financiamiento, la inversión pública (fuera de Petroamazonas y Petroecuador) sería de $1,300 millones, versus $3,000 originalmente presupuestados. Es decir, una reducción de $1,700 millones en la inversión pública.

He escuchado y leído algunos argumentos sobre que para disminuir el déficit de balanza comercial es suficiente que el gobierno deje de gastar en gasto corriente, de inversión, o subsidios (toco este último punto más adelante). Sin embargo, no es suficiente, como lo expongo a continuación: Lo que hay que considerar es que la disminución en la inversión pública solamente puede afectar la balanza comercial por dos vías: mediante la disminución de bienes de capital importados (que no considero que sean mayoritarios en la inversión pública), y mediante la reducción del ingreso disponible de los ecuatorianos (asumiendo que la inversión pública efectivamente incide sobre el crecimiento de la economía). Entonces, aunque la inversión pública se reduzca en los $1,700 millones que quedarían sin financiar con respecto al presupuesto original, la balanza comercial sólo se reduciría marginalmente por la vía de los dos efectos que expuse arriba (aquí entran en juego las propensiones marginales que se utilizan en los modelos keynesianos, y que suelen estar entre cero y uno). En esto le doy la razón al argumento del presidente.

Existe un efecto más directo de la política fiscal sobre la balanza comercial: la reducción/eliminación de subsidios, que con la reducción del precio del petróleo serían alrededor de $3,800 millones (desde $5,800 originalmente presupuestados). En este caso el efecto de esta medida es más fuerte que la disminución de la inversión pública porque los subsidios afectan uno a uno al ingreso disponible con el que se adquieren importaciones (a diferencia de la inversión pública). Así, las importaciones se reduciría de manera más significativa, ¡y al mismo tiempo se eliminaría buena parte del faltante del presupuesto por la caída del precio del petróleo!

Sin embargo, en ambos casos la reducción del déficit de balanza comercial sería por el lado de una disminución de la demanda y del bienestar de los ecuatorianos.

Lo que el gobierno no parece haberse preguntado es por qué tratar de reducir la salida de dólares en lugar de incentivar la entrada de los mismos. Y aquí entran en juego los fondos de estabilización que el presidente denosta. Recordemos que no sólo hay que fijarse en la balanza comercial (de bienes y servicios) de una economía como la ecuatoriana, sino también en la cuenta de capitales. Además, no hay que fijarse solamente en las importaciones dentro de la balanza comercial, sino en las exportaciones. La idea sería la siguiente: fijar en CERO el impuesto a la renta de las empresas extranjeras que quieran invertir en el Ecuador por un horizonte de cinco años (el precio del petróleo no se va a recuperar a los niveles de hace algunos años). Más aún, otorgar subsidios créditos y bajar impuestos (ver actualización al final del post) a la inversión nacional y extranjera (aquí se hubiera podido utilizar los fondos petroleros) de empresas que se dediquen a la exportación. Es una solución de mediano plazo que considero se puede implementar dentro de este año. Eso, sumado a la disminución de subsidios y la reducción de la inversión podrían lograr mejores resultados sobre la balanza comercial que las salvaguardas.

Como punto final, la reducción anunciada de las importaciones en $2,200 millones producto de las salvaguardas considero que es optimista. Ese cálculo requiere de modelos econométricos para estimar la elasticidad de la demanda de importaciones con respecto a los impuestos. Ojalá que el gobierno los tenga y no esté usando, una vez más, el "método de los números oscilantes" (preguntarme en la sección de comentarios qué es eso). Si esa reducción no se materializa, no duden que vendrán más medidas restrictivas al comercio exterior.

ACTUALIZACIÓN 13/3/2015: Me hicieron llegar información sobre el Código de la Producción y la posibilidad de cero impuesto a la renta por cinco años para nuevas inversiones de empresas exportadoras que cumplan con ciertas características, como ubicación geográfica (fuera de Guayaquil y Quito) [cuán malo será el trabajo del gobierno en términos de atraer inversión por la falta de reglas claras, que aún con estos incentivos no se ha logrado captar la necesaria inversión extranjera]. También me hicieron notar (ya lo percibía) que la OMC no permite exportar subsidios. Aún en ese caso es posible incentivar a las empresas exportadoras disminuyéndoles los impuestos y utilizar los fondos de estabilización para financiar la pérdida de ingresos fiscales.

    9 comments :

    1. ¿Seguro Manolo en CERO? ¿No sería una pérdida de ingreso fiscal importante para la inversión pública?

      ReplyDelete
      Replies
      1. Chécate la actualización al final del post.

        Delete
    2. el método de los 5 dígitos oscilantes... no lo había escuchado hace mucho tiempo.

      ReplyDelete
    3. el método de los 5 dígitos oscilantes...=Ave Maria dame puntería? Yo no le tengo mucha fe a la macro y por eso me dedico a la micro. Pero no seria mejor eliminar el subsidio a la gasolina y al gas. Ademas la forma en que se comunica esta cuestión de los aranceles fue tan sorpresiva que genero expectativas negativas en la gente. Me parece raro que no se haya tomado en cuenta eso.

      ReplyDelete
    4. Yo no se mucho de macro. Pero no seria mejor solución eliminar los subsidios a la gasolina, igual el precio esta tan bajo que la gente casi ni lo notaria. En adición me parece raro que la medida se tome de esta forma tan sorpresiva, no anticiparían acaso que ante estos escenarios la gente reacciona con expectativas negativas. Se la esta jugando Correa!!

      ReplyDelete
    5. De hecho, los beneficios del COPCI se extendieron para empresas existentes, para inversiones nuevas. Temo que no ha habido suficiente autocrítica al evaluar los motivos por los cuales una oferta tan generosa no ha sido objeto de multitudinarias inversiones desde todos los puntos del planeta y el paño de agua tibia que representa ese beneficio (incluído en la última reforma) muestra una escasa reflexión al respecto.

      Parafraseando la archi-conocida frase de la campaña Clinton del 92: "It's not taxes, stupid!"

      En donde no ayuda que luego te digan que para firmar un contrato de inversión, la tasa de impuestos se fijará 3% por encima de lo que se paga hoy, dejando la impresión de que la única forma de tener estabilidad es pagando más de lo que te corresponde.

      Sin ser un experto en la materia, me atrevería a lanzar una idea sobre los motivos detrás de la escasa capacidad para atraer inversiones y es la falta de estabilidad.

      Y es que, la dolarización, a pesar de haber traído estabilidad monetaria, nos generó dos o tres fuertes complicaciones, que considero poco estudiadas en Ecuador, diferentes todas las súper conocidas:

      1) El uso de los impuestos como un mecanismo (al parecer el único disponible) de suplir la política monetaria, puesto que ha generado un entorno tributario (y, por tanto, económico) inestable (poco atractivo) para las compañías nuevas y para las antiguas.

      2) La incapacidad de generar un "impuesto" a través de la inflación lleva a la administración tributaria a tener demasiados estímulos para recaudar a como dé lugar. Esto ha redundado en la aparición de "normativas paralelas", que son las particulares formas en que la Administración interpreta y aplica la norma, muchas veces de forma abusiva.

      3) Las malas decisiones en política solían afectar la economía a través del valor de la moneda, que refleja las expectativas sobre la capacidad de una estructura política para tener éxito en lo económico. La dolarización blinda la economía frente a las malas decisiones políticas, por lo que no es evidente el fracaso de alguna estructura política sino hasta que es demasiado tarde: le da margen casi infinito de acción a los gobiernos y mínimo a los mandantes, lo cual parece ser una mala ecuación para el funcionamiento de la democracia.

      La falta de resolución de estos elementos son los que, en mi punto de vista, limitan la inversión, por lo que obligar al país a invertir "a las patadas" a través de sobreprotección arancelaria, leyes ineficaces, mal concebidas o sospechosas no parecería ser una decisión encaminada al éxito.

      ReplyDelete
    6. ¿Sería factible que se produzcan incentivos de exoneración de impuestos equivalentes a un porcentaje del valor de nómina por mano de obra local? ¿Podrías ser beneficioso?

      ReplyDelete
      Replies
      1. Actualmente se reconoce un porcentaje adicional de deducible para el impuesto a la renta por nuevas contrataciones. El problema es que ninguna industria o empresa contrata más allá de lo que necesita, y solo necesitaría más personal si el mercado demandara más de su producto...

        Delete
      2. Estimado Manuel, como bien planteas, por el lado de las exportaciones en 2014 se sintió el efecto del alto precio internacional del camarón, al punto que estas exportaciones terminaron superando al banano. Como todo pronóstico, existen factores a introducirse que pueden mejorar tus previsiones: por el lado de las exportaciones, las manufacturas durante 2014 decrecieron por segundo año consecutivo, teniéndose como consecuencia de aquello, en 2013 una pérdida significativa del mercado venezolano (a inicio de su crisis), y en 2013 y 2014 la pérdida de capacidad de exportación de vehículos hacia Colombia y Perú. A esto súmale que en 2014 repuntan las exportaciones hacia Venezuela de productos manufacturados, pero básicamente alimentos procesados y otros productos básicos, por razones obvias (la industria venezolana no se encuentra en capacidad de suplir esa demanda), y dado su situación actual, se mantiene como incierto como se comportarán las compras de Venezuela a Ecuador. A esto súmale las tendencias a la baja de los precios internacionales de algunos commodities, súmale que Rusia se constituye en uno de los principales destinos de las exportaciones de banano, las mismas que ya están cayendo por el problema de devaluación que también afrontan, súmale la pérdida de competitividad en precios que está enfrentando el mercado de flores (otro de las principales importaciones), súmale los menores precios internacionales que enfrentan los enlatados de pescado (33% aproximadamente de las exportaciones manufactureras no petroleras), súmale los menores ingresos por exportaciones de petróleo. Y finalmente súmale el hecho de que nuestras exportaciones se encarecieron para algunos destinos, entre ellos los países de la región, mercado al cual, y esto es algo que TODOS olvidan, se exportan productos plásticos y químicos principalmente, mientras que hacia Europa y Estados Unidos van más en la línea de alimentos procesados (quiero decir que la región latinoamericana como mercado destino de algunas manufacturas ecuatorianas aún NO haya reemplazo, incluso en un mercado tan amplio como la Unión Europea).
        ¿A dónde quiero llegar? Comprendo la preocupación del gobierno por el saldo deficitario a nivel de balanza comercial, a pesar de que hayan teorías que digan que pases por alto eso, sin embargo creo que no es tonto preguntar ¿hasta que punto se puede aguantar una balanza comercial deficitaria, con su evidente efecto sobre la balanza de pagos? Asumo que no es una cuestión infinita. Te presento esto comentario ya que son pocos en nuestro medio quienes realmente se preocupan de presentar un argumento sólido y con bases, tal como lo haces en tu blog...
        PD. Si crees que el escenario que planteé es negativo en extremo, intenta ver como terminaban nuestras exportaciones en 2014 sin el significativo crecimiento de las exportaciones de camarón y oro...

        Delete